Eficaces herramientas para el diseño, ejecución y control de políticas públicas están al alcance de los gobiernos locales. Forman parte de estos instrumentos: por un lado, los avances tecnológicos en información y comunicación; aplicados a la administración en su relación administrador-administrado, administración-proveedores, administración-empleados y gobierno-gobierno; y la incorporación de modelos de gestión – que probados como eficientes en empresas – se aplican hoy al sector público, por otro.  .

Las sucesivas reformas al estado iniciadas en la década del ´90, con la delegación de funciones antes reservadas a estamentos nacionales – provinciales, sumado a crecientes reclamos que reciben las autoridades municipales por la cercanía gobierno-vecino, modificaron las agendas públicas de las autoridades locales. El municipio configura una institución necesaria y vital, que contribuye de un modo decisivo al cumplimiento de funciones esenciales o específicas del Estado. (Gorbak 2011)

Estas nuevas competencias obligan a modificar objetivos y estrategias. Los gobiernos locales deben procurar la eficiente administración de los recursos, el diseño de políticas que apunten al desarrollo integral del vecino, la preocupación por preservar el medio ambiente, la promoción y planificación indicativa para el desarrollo económico y social y la atención de las economías regionales.

En este marco: ¿en cuánto puede ayudar la incorporación de TIC y el diseño de gestión enfocados en la calidad?

 

Ver informe completo